top of page
Buscar
  • Periodista

¿Por qué el contenido es (y siempre será) el rey?


¿Por qué el contenido es (y siempre será) el rey?


  • En la era de la Internet, generar y producir contenidos es la mejor manera de destacar y ganar relevancia en la red.


Santiago, Chile. 14 septiembre, 2023. El contenido es el rey. Es la sangre de todo, desde los algoritmos hasta las marcas. Capta la atención de los fugaces ojos de las masas y es la ballena blanca del día. Y con sólo unos segundos, más vale que tengas un contenido cautivador. Los malos contenidos son rápidamente arrojados al fondo de la oscuridad. Olvídate de la parte superior de Google; ¿qué porcentaje de tu tiempo pasas desplazándote hacia arriba en el feed?


Lo que queremos es ser el siguiente en la fila en la parte inferior de la alimentación. Y queremos ser el siguiente en el mayor número posible de dispositivos y ojos. Entonces, ¿cuán relevante es el contenido, especialmente en Internet?


Tiempo de compromiso


En promedio, los adultos estadounidenses pasan algo más de dos horas en las redes sociales. Incluso el usuario medio de Instagram pasa algo menos de una hora al día en la aplicación. La gente pasa más tiempo viendo contenidos creados por otras personas que hablando con gente que realmente conoce.


Si la gente pasa tanto tiempo de su vida en estas plataformas, hay que pensar que el contenido que consumen es valioso para ellos. Tiene significado y transmite valor. No se puede subestimar la importancia de ser capaz de cautivar a la audiencia.


Destacar


En segundo lugar, con un contenido que cautive es la forma más fácil de destacar. Aunque también es dolorosamente fácil pasar desapercibido, los verdaderos emprendedores son únicos. Por eso es importante abrazar el caos y filmarlo todo. Todo es contenido. No nos olvidemos que estamos forjando nuestro propio camino. Nuestra historia, la reconozcamos ahora o no, es interesante.


Muchas personas se quedan atascadas, deseando poder desplegar su lado creativo y dejar que fluya el mensaje adecuado. Saber que el contenido es el rey es una cosa, pero plasmarlo es otra. Así que acostumbrémonos a sacar mucho el móvil y a tomar fotos.


La mayoría de las personas que producen contenidos desechan el 95% de las imágenes que toman, dejando a la audiencia sólo joyas y oro. Muchas herramientas ayudan a convertir ese contenido en bruto en combustible refinado para nuestra marca. No nos olvidemos que la primera impresión importa. Y a nuestra marca necesitamos darle siempre lo mejor de nosotros mismos en términos de calidad de producción.


El contenido visual es mejor que leer


Es una generalización, pero a la gente no le gusta leer. Personas de 25 a 34 años apenas leen 7,2 minutos al día. Y esas cifras no suben a medida que se es más joven. Así que conocer a nuestro público y llegar a él donde esté es crucial. Y si ese público sólo dedica unos minutos al día a leer, será mejor que nos aseguremos de que nuestros blogs sean de alta calidad y nuestros temas, interesantes.


No es una sorpresa que la gente tenga habilidades de lectura menos impresionantes de lo que deberían en relación con su edad. El estilo de vídeo pega un poco diferente cuando nos damos cuenta de que el texto no es para ser llamativo, sino para ayudar a la gente a seguir el hilo del tema y a asimilar esa información.


Rapidez y facilidad


Producir contenido puede ser muy rápido y sano. Sí, puede ser un reto hacerlo realidad, pero escribir el contenido y comprometerse a grabarlo en un solo día puede ayudar mucho. Consejo: bloquemos las distracciones y no agendemos reuniones. Contratemos un estudio o un profesional que nos ayude. Nuestro contenido estará ahí, en la jungla de la Internet, vendiéndonos en todo momento. Es importante tomárselo en serio y dedicarle el tiempo y los recursos económicos necesarios.


Como señalamos, el contenido es el rey, y antes de cerrar, veamos algunas consideraciones finales. En la era de la Internet, generar y producir contenidos es la mejor manera de destacar y ganar o mantener relevancia en la red. La mayoría de la gente mira y ve contenidos más que leer libros o blogs, sabiendo esto tenemos que encontrarnos con nuestros clientes donde estén.


Si es un hiper nicho, probablemente no tendremos la difusión que nos gustaría. Si es demasiado amplio, a nadie le interesará lo suficiente como para quedarse más allá de la primera décima de segundo. El equilibrio consiste en sopesar la pertinencia y el valor con la audiencia real y la presentación. En realidad, lo mejor que podemos hacer es simplemente hacerlo. No conseguiremos ni un like sin ningún contenido.


Experimentaremos enormes cantidades de prueba y error. Pero eso es lo ideal. Dejemos que el bajo rendimiento y los quebraderos de cabeza den forma y moldeen cómo escribimos y construimos nuestro contenido. O bien, animémonos a ser más sinceros y menos rígidos.


Hagamos lo que hagamos, a producir más. Y no olvidemos que somos emprendedores. Estamos aquí para destacar entre la multitud.

11 visualizaciones0 comentarios
bottom of page