Buscar
  • Periodista

Inversión en robots se dispara

  • El renovado interés de las grandes empresas tecnológicas por la robótica puede impulsar el crecimiento de un modelo de consumo de la misma. Esto podría ayudar a que más empresas pequeñas se automaticen.

San Francisco, CA, EE.UU. 30 abril, 2022. Las grandes empresas de la lista Fortune 500 están invirtiendo miles de millones en robótica, algunos ejemplos según Wealth Daily:

  • Google ha gastado US$ 3.900 millones en robots

  • Amazon ha invertido US$ 871 millones

  • Microsoft invierte US$ 690 millones

  • Apple invierte US$ 786 millones

  • Uber ha invertido US$ 680 millones

Estas empresas, todas y cada una de ellas, están apostando por la revolución robótica.

Y no es un secreto por qué…

Porque los robots están aligerando la carga de trabajo humana, acelerando los procesos de fabricación en todas partes y ahorrando a las empresas millones de dólares al día.

Línea de ensamblaje de robots.
Línea de ensamblaje de robots.


Robots en fábricas.
Robots en fábricas.

Robots para pasear perros.
Robots para pasear perros.

Hoy los robots son una industria de US$ 38.000 millones. Pero eso está a punto de cambiar drásticamente. Para 2030, se estima que la industria de los robots tendrá un valor de US$ 500.000 millones.

RaaS, el modelo de negocios Robots-as-a-Service

Intrinsic, la apuesta de Alphabet para entrar a la industria de la robótica, promete construir una plataforma de software universal para robots. Este software podría desempeñar un papel fundamental en la reducción de las barreras de entrada a la automatización y permitir el desarrollo del modelo de robots como servicio para que las máquinas avanzadas sean más asequibles para las pequeñas empresas.

Surgida de X, la división de proyectos especiales de la empresa matriz de Google, Alphabet, Intrinsic lleva 6 años de desarrollo, según Wendy Tan-White, CEO de la empresa.

«Intrinsic está trabajando para liberar el potencial creativo y económico de la robótica industrial para millones de empresas, empresarios y desarrolladores», dijo Tan-White. «Estamos desarrollando herramientas de software diseñadas para que los robots industriales (que se utilizan para fabricar todo tipo de productos, desde paneles solares hasta autos) sean más fáciles de usar, menos costosos y más flexibles, de modo que más personas puedan utilizarlos para crear nuevos productos, negocios y servicios».

No es la primera vez que Google hace una incursión en la robótica. En 2013 compró Boston Dynamics -más conocida por sus vídeos de robots acrobáticos- antes de venderla a SoftBank cuatro años más tarde, después de que, al parecer, su propietario no obtuviera ingresos. Si Intrinsic puede cumplir sus promesas, su software podría resultar considerablemente más lucrativo.

Robots en entornos industriales

Mientras que los robots se han desplegado ampliamente en algunas industrias, como la automotriz, durante algún tiempo, otras han sido más lentas en adoptar la automatización. «Llevamos más de 40 años viendo grandes robots fijos en jaulas golpeando autos», dice Paul Miller, analista principal de Forrester que se centra en la fabricación inteligente. «Pero cuando se pasa a otras áreas de la fabricación, donde el rendimiento es menor y la variabilidad es mayor, utilizar un robot se vuelve más problemático. De momento, los robots son muy buenos haciendo lo mismo una y otra vez, y necesitan hacerlo mucho para justificar la inversión».

Miller afirma que los llamados «cobots», diseñados para trabajar junto a los humanos de forma más flexible, se han desarrollado como solución a este problema. Sin embargo, afirma, «nuestros datos muestran que sólo el 29% de los fabricantes utilizan la robótica de forma significativa, por lo que aún queda un gran mercado por abordar».

El despliegue de robots en la fabricación no sólo es limitado en número, sino que la gran mayoría de las inversiones proceden de Asia, lo que significa que los fabricantes de otras regiones corren el riesgo de quedarse atrás. Facilitar el uso de los sistemas podría contribuir a igualar las condiciones.

Robots industriales por industria

El profesor Terje Kristoffer Lien es un experto en robótica y profesor emérito de la NTNU, la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología. Está de acuerdo en que la fabricación de pequeños volúmenes sigue siendo un reto cuando se trata de la economía de la robótica. «Los robots pueden hacer casi todo lo que necesitamos en la industria manufacturera», dice. «Pero hacer lotes pequeños es la principal barrera. En algunos casos, también está la cuestión de la necesidad de supervisión humana porque la operación es tan delicada o difícil que no se puede confiar en una máquina para hacerla. Esa es también una razón por la que la gente es reacia a utilizarlas».


Los principales actores del sector, como el gigante sueco de la robótica ABB, están empezando a abordar la cuestión de la flexibilidad, afirma Miller. «La gran conversación en este momento es cómo utilizar los robots junto a las personas», dice. «Mucho de lo que se dijo al principio sobre la robótica era que los robots iban a robar puestos de trabajo, pero en realidad, la cuestión es más bien entender cómo los humanos y los robots pueden trabajar juntos. Por eso se está invirtiendo mucho en interfaces fáciles de usar que permitan a un trabajador del taller indicar al robot lo que quiere que haga».

¿Qué hará Intrinsic?

Intrinsic quiere ofrecer una de esas interfaces. Pretende «tomar la lógica de Silicon Valley y la economía de plataformas y aplicarla a los robots industriales», afirma Rian Whitton, responsable de investigación de robótica industrial, colaborativa y comercial de ABI Research. «Quiere crear una plataforma de software aplicable a todos los robots industriales, que ofrezca visión artificial, planificación, control de varios robots y programación sin código. Se podría decir que quiere ser el Android [el sistema operativo de Google] para el control de robots industriales».

Disponer de un sistema de control más sencillo podría facilitar al personal la reprogramación de los robots, lo que significaría que podrían utilizarse de forma rentable para tareas más pequeñas y variadas. Whitton afirma que el factor costo sigue siendo una gran barrera para las PYMEs que quieren automatizar procesos con robots. «Cuando se compra un robot industrial, no sólo se compra el hardware en sí», dice. «Son los costos de instalación, los costos de reubicación y los costos de mantenimiento. Además, no siempre son fáciles de usar y, a menudo, las pequeñas empresas no tienen el capital o los conocimientos necesarios en su organización para automatizar».

Los proveedores de robótica -y la comunidad de código abierto- ya han intentado construir sistemas de control universales, dice Whitton. Pero explica: «El problema es que todos se centran en una aplicación concreta. Intrinsic es un poco más ambicioso y quiere ser de uso general».

Intrinsic utilizará la experiencia de Google en IA y aprendizaje automático para aprender a programar robots en sus lenguajes específicos y entrenarlos rápidamente para que realicen tareas. Un vídeo compartido por la empresa muestra a un robot ensamblando un equipo electrónico. «Entrenamos a un robot en dos horas para completar una tarea de conexión USB que llevaría cientos de horas de programación», afirma Tan-White. El profesor Lien se muestra escéptico sobre esta afirmación y sobre si lo que puede hacer Intrinsic representa un enorme salto técnico. «Utilizando las herramientas existentes para una tarea como ésta, en la que se tiene un patrón establecido, probablemente se podría entrenar a un robot en medio día», afirma. «No sé la magnitud exacta del trabajo, pero parece bastante fácil».

Big Tech y los robots como servicio

Google no es la única empresa de Big Tech que ha reavivado su amor por los robots recientemente. Elon Musk, CEO de Tesla, presentó el Tesla Bot, un robot humanoide que, según la empresa, realizará tareas aburridas, repetitivas o peligrosas para los humanos. Musk afirmó que el robot tendrá «profundas implicaciones para la economía» y se comprometió a que no sea «supercaro» cuando salga al mercado, lo que podría ocurrir en 2022.

Elon Musk presentando el Tesla Bot.
Elon Musk presentando el Tesla Bot.

Whitton afirma que las grandes empresas tecnológicas han invertido en robótica en distintos grados. «Amazon ha sido, ampliamente, la empresa que más robots ha implementado entre las grandes tecnológicas», afirma. «Tiene 350.000 sistemas robóticos en sus almacenes. Microsoft también tiene algunas plataformas robóticas». Anteriormente, Google era propietaria de Boston Dynamics, pero eso no llegó a ninguna parte porque era una idea sin un plan», dice Whitton. Y añade: «Con Intrinsic, lo que está haciendo es abordar un mercado que ya existe, en lugar de construir un robot para el futuro».


La participación de las grandes tecnológicas podría acelerar el desarrollo de un modelo de robots como servicio (RaaS), en el que las empresas pueden arrendar robots y pagar por los sistemas que los hacen funcionar en función del consumo, un modelo que se ha hecho común en muchas otras áreas de la tecnología. Whitton dice que, por el momento, esto atraería a las empresas que desean desplegar robots, pero no a los fabricantes: «Es más barato para el usuario final, pero para el vendedor no tiene mucho sentido», dice. «Supone una gran cantidad de costos de capital para las empresas de robótica. Hay algunas empresas de RaaS, como Sarcos, pero por el momento sus ingresos son muy pequeños».

Whitton cree que sólo las grandes empresas de la nube tienen la capacidad de ofrecer RaaS a gran escala. «Se necesita una empresa capaz de hacer todas las cosas aburridas que vienen con un modelo completo de as-a-service que tiene muy poco que ver con los robots de operación, como la formación, el despliegue remoto y el apoyo y la respuesta a incidentes», dice. «Muchas de estas cosas no son rentables para las empresas de robótica, lo que significa que las que están mejor situadas para ofrecerlas son las plataformas en la nube. Lo que Google está haciendo aquí está totalmente basado en el software, y creo que es un buen movimiento».

Miller, de Forrester, también cree que el despliegue generalizado de RaaS está en camino, pero dice que la tecnología robótica tendrá que avanzar para que sea una realidad. «Los robots tienen que ser más flexibles porque para muchos de los que se consiguen ahora, hay que construir toda una fábrica alrededor de ellos», dice. «Para que el RaaS tenga realmente éxito se necesita un robot que sea capaz de acercarse al banco de trabajo y simplemente hacer lo que tenga delante. En la mayoría de los casos aún no lo hemos conseguido».

2 visualizaciones0 comentarios